Congelados si, pero...

CocinaUn buen desayuno

Actualmente los alimentos congelados son imprescindibles en cualquier cocina, y no hablamos de comida precocinada si no de verduras, frutas, carnes, pescados, el mismo pan. Es una técnica magnífica para no llenar nuestro cubo de basura con restos de comida estropeada. La congelación mantiene prácticamente intactas todas las propiedades organolépticas de los alimentos, es decir: su sabor, frescura y su valor nutritivo.

Pero ten en cuenta algunos trucos o consideraciones al tratar con los congelados, como

  • Un producto congelado debe mantenerse a temperatura inferior a 18ºC bajo cero, es cuando las bacterías dejan de desarrollarse, detenemos así el proceso de putrefacción del alimento.
  • Congelar siempre productos de primera calidad y lo más fresco posible, si no puedes conseguirlo es mejor comprar los alimentos ya congelados.
  • No rompas la cadena de frío: si descongelas no vuelvas a congelar. Si descongelas un alimento consúmelo cuanto antes pues sus propiedades se deterioran muy rápidamente, más que un fresco.
  • Sigue el proceso de descongelación indicado para cada tipo de alimento. Por regla general esete proceso debe ser lento. Una buena forma es sacar el allimento del congelador y dejarlo dentro del frigorífico durante el tiempo suficiente.
  • Si necesitas descongelar rápido deposita el alimento congelado en un recipeinte metálico o ponlo sobre una superficie metálica, tardará menos en descongelar. Si tienes muuucha prisa el microondas es una buena ayuda.
  • Para descongelar el pan colócalo en un horno a temperatura media y coloca en el fondo un recipeinte con agua. Obtendrás un pan perfectamente hidratado y casi como recien comprado en la panadería.

¿Qué alimentos pueden congelarse?

La respuesta es rápida: casi todo. Lo más habitual es congelar pescado, carne, pan y poco más. Pero realmente cualquier alimento puede congelarse con garantías de poder ser consumido con las mismas propiedades que fresca. O casi. Por norma general no congeles patatas, arroz o pasta. Algunas frutas pueden congelarse con ciertas precauciones, como las fresas y frambuesas que deben colocarse sueltas sobre una bandeja.

No obstante hay que tener en cuenta que no todo soporta bien la congelación. Por ejemplo las verduras por su contenido en agua pierden su textura. Asíq eu teemos dos opciones: consumirlas para usarlas en guisos y nunca crudas o congelarlas ya cocinadas. Es cuestión de probar.

Y por supuesto los guisos, rellenos, caldos son candidatos perfectos para el congelador de nuestro firgorífico.

Si llenas una cubitera con caldo y la colcoas en la nevera tendrás unos prácticos cubitos de caldo para añadir a los guisos que requieran un poco de caldo ahorrándote preparar una cantidad excesiva qeu fácilmente puede acabar en el fregadero.

Y para congelar usa los envases adecuados, es decir, aquellos que cierren herméticametne y dejen la mínima cantidad de aire en su interior, si además son aptos para microondas mejor (aunque una descongelación lenta suele ser lo más indicado) y ten encuenta además que los envases de forma cuadrada o rectangular permiten aprovechar mejor el espacio.